La Retirada de Afganistán: lecciones para Israel Afganistán y los países vecinos en el Medio Oriente, cortesía de la Universidad de Texas, colección de mapas

Profesor Ken Stein, Centro para la Educación sobre Israel

Afganistán y los países vecinos en el Medio Oriente, cortesía de la Universidad de Texas, colección de mapas

En agosto de 2021, Estados Unidos retiró su ejército de Afganistán, poniendo fin a la guerra más larga de Estados Unidos. Necesariamente, veinte años antes, Estados Unidos tomó represalias contra los terroristas musulmanes y sus santuarios en Afganistán dado que los Estados Unidos fue brutalmente atacado el 9.11. Eliminamos a los Bin Laden e invertimos mucho en tratar de convertir Afganistán en un país donde los valores occidentales podrían importar. Nosotros y nuestros aliados gastamos cantidades exorbitantes en tesoros humanos y más de un billón de dólares en nuestro compromiso afgano. ¿Qué lecciones sacaríamos de esta experiencia?

Correctamente, necesitábamos prevenir otro 9.11. en nuestras puertas. Todavía tenemos esa exigenica. Con la retirada estadounidense, se están abriendo las cárceles en Afganistán y las fronteras sin vigilancia permitirán que un flujo adicional de yihadistas se reúnan y desarrollen más ataques contra Estados Unidos y sus aliados.

Los presidentes de Estados Unidos y sus administraciones creyeron ingenuamente que podíamos hacer crecer la democracia jeffersoniana y fomentar la responsabilidad cívica en un estado donde las identidades tribales, familiares, étnicas y sectarias todavía magnetizan la cohesión social. El presidente Bush quería un cambio de régimen. El presidente Obama se negó a aceptar públicamente la realidad del extremismo islámico. Los cambios internos forzados de países extranjeros están condenados al fracaso.

En febrero de 2020, el presidente Trump firmó un “acuerdo” con los talibanes donde, según dos de sus asesores de seguridad nacional, John Bolton y H.R. McMaster, Trump firmó un acuerdo de “rendición” con los talibanes, legitimando su gobierno. Cuando Trump dejó el cargo, dejó al presidente Biden con menos de 5,000 soldados estadounidenses restantes en Afganistán. Biden prometió estar fuera de Afganistán en septiembre.

Los presidentes hicieron promesas públicas innecesarias que encerraron a cada uno en acciones políticas definitivas en marcos de tiempo específicos. ¿Por qué los presidentes tienen que hacer públicas las intenciones políticas importantes? ¿Cuán innecesario fue el anuncio público del presidente Obama en 2013 de que Estados Unidos no estaba interesado en un cambio de régimen en Teherán?

Apostaría a que cuando los dirigentes clericales iraníes escucharon sus comentarios, encontraron todos los brebajes apropiados disponibles, y colectivamente dijeron: “¡L’Chaim!”

Cada administración presidencial no se dio cuenta de que para la cultura política afgana, como para otros estados e insurgencias políticas del Medio Oriente, el éxito está determinado por la permanencia en el poder. La resiliencia a menudo se mide ganando tiempo durante un período indefinido hasta que el adversario puede estar cansado de sumisión. A veces el objetivo es negociar, es decir, no lograr un resultado sino ganar legitimidad. En un grado u otro, Irán, Hezbolá, Hamas, elementos dentro de la Autoridad Palestina (AP) y la familia Assad en Siria suscriben la premisa del poder ideológico de permanencia. Para ellos, cada enfrentamiento puede convertirse en entradas adicionales ilimitadas, nunca limitadas por un reloj o un calendario, ni finalizados por un último turno. 

Lecciones para la presencia de Israel en la Cisjordania

Las lecciones de la retirada de Estados Unidos de Afganistán son visibles para Israel. En su propia historia, cuando Israel se retiró unilateralmente tanto del Líbano en 2000 como de la Franja de Gaza en 2006, entregó la seguridad a la ONU y a la Autoridad Palestina, respectivamente. Más de 8.500 israelíes fueron desplazados de la Franja de Gaza y Cisjordania. Estos retiros no funcionaron bien para la seguridad de su población. En ambos casos, esos retiros no funcionaron bien para Israel. Hamas sacó brutalmente a la Autoridad Palestina del control de la Franja de Gaza en 2007, dejando una insurgencia palestina hostil en la frontera sur de Israel.

Evacuación de colonos judíos de la Franja de Gaza, agosto de 2005, Moshe Miller, Israel GPO

Israel no puede retirarse unilateralmente de Cisjordania o de sus fronteras, dejándola en manos de otra entidad política. El columnista israelí Ben-Dror Yemini presentó un caso muy fuerte de que la caída de Kabul es una señal de advertencia para Israel; Jerusalén debe controlar esos límites mientras mantiene activas las operaciones de inteligencia allí.

Cerca de Kfar Giladi, donde 12 soldados israelíes fueron alcanzados por cohetes de Hezbollah en agosto de 2006, Creative Commons

En segundo lugar, la desintegración total o parcial del ejército afgano frente a un determinado grupo de yihadistas tiene implicaciones para Israel. Analistas árabes y palestinos muy influyentes proclaman que la Autoridad Palestina es inepta, disfuncional y corrupta; critican rotundamente a la OLP por un flagrante fracaso en pasar de un movimiento de liberación a la construcción de instituciones estatales eficaces. Los Servicios de Seguridad de la Autoridad Palestina en Cisjordania son una fuerza policial capacitada para combatir el terrorismo; no son un ejército entrenado para sofocar una rebelión que pueda surgir de un grupo dedicado de yihadistas empeñados en derrocar a una AP débil.

Durante una década, nuestro personal de CIE ha registrado declaraciones y planes hechos en nombre de una solución de dos estados. No importa cuán dedicados sean los defensores de una solución de dos estados, su incesante impulso no debería determinar lo que sucede en el terreno. Las encuestas de junio y julio de 2021 mostraron claramente que los estadounidenses favorecen una solución de dos Estados más que los israelíes y los palestinos. Todos los primeros ministros israelíes desde junio de 1967 han comprendido las realidades geográficas de Cisjordania, entre Israel y Jordania. Cada primer ministro ha pospuesto la devolución de cualquier soberanía extranjera para Cisjordania, permitiendo que la implementación de medidas de fomento de la confianza evolucione entre Israel y los palestinos. Israel puede salir de la vida de los palestinos sin salir completamente de Cisjordania.

En la actualidad, la Autoridad Palestina y la OLP no son instituciones viables que representen los intereses del pueblo palestino. De hecho, muchos palestinos todavía creen en la ideología de Hamas de que la existencia misma de Israel, y no solo su presencia en Cisjordania, es la ‘ocupación’. Yasser Arafat, como jefe de la OLP, reconoció a Israel en 1993 porque quería y necesitaba legitimidad internacional de Estados Unidos cuando fue desafiado abiertamente por otros palestinos que competían por el liderazgo palestino. Arafat dijo lo mismo en una reunión privada en Washington, DC con el presidente, la señora Carter y yo la noche anterior a la firma de los Acuerdos de Oslo. En 2020, los talibanes buscaron una legitimidad similar de la administración Trump. Las negociaciones israelo-palestinas que comienzan antes de que la Autoridad Palestina sea reformada a fondo solo incrustarán a un liderazgo palestino corrupto y condenarán cualquier acuerdo duradero.

Construyendo sobre los Acuerdos de Abraham

Hace un año se firmaron los Acuerdos de Abraham. En silencio durante la década anterior, los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin e Israel jugaron muy bien. La confianza se forma entre las personas y las élites. Fue de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba. Los intereses nacionales estratégicos y económicos comunes fueron y son compartidos; la toxicidad iraní geográficamente próxima sigue siendo un pegamento común que hay que sofocar.

Firma de los Acuerdos de Abraham, septiembre de 2020, Departamento de Estado de EE. UU.

En caso de que alguien olvidara que los palestinos tenían problemas importantes con Israel, Hamas lanzó cohetes contra Israel en mayo, enviando a los israelíes a refugios y a una represalia militar justificable. Los Acuerdos de Abraham no se rompieron. Permanecieron vivos como un andamio estratégico sobre el cual construir. A finales de 2020, los acuerdos con Marruecos y Sudán siguieron a los de los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin. Las relaciones no se basan en la ideología, sino en la mejora de intereses estratégicos mutuos. Cada país que hizo la paz con Israel también recibió algo de las arcas estadounidenses: asistencia económica, armas, reconocimiento o restauración de derechos y garantías. La huella estadounidense no tiene por qué ser física; puede ser sustancial si apoya constantemente los objetivos comunes. Deberíamos desarrollar aún más un sistema de alianzas efectivo, si no flexible, de amigos de Oriente Medio.

El profesor Ken Stein es el presidente fundador del Centro para la Educación sobre Israel de Atlanta.