Latest | CIE

Latest

Land and Jewish Nationhood: The Making of the Jewish State

Rabbi Michael Berger, a professor in Emory University’s religion department, and CIE President Ken Stein, an Emory emeritus professor, trace 3,000 years of Jewish connection to the Land of Israel and the strategies that prepared modern Zionists for statehood by May 1948. This 49-minute presentation was part of the 21st annual CIE/ISMI Enrichment Workshop on […]

Israel@75 International Student Competition Terms & Conditions

Israel@75 International Student Competition Terms & Conditions The purpose of the Israel@75 International Student Competition sponsored by the Center for Israel Education (CIE) is to encourage deep, age-appropriate thinking and learning about the State of Israel as it approaches the 75th anniversary of independence and to recognize and reward creativity and active engagement with such […]

El período 1947-1948 es un punto de referencia crítico en la historia sionista/israelí

Ken Stein, profesor emérito, Emory University Presidente, Centro para la Educación de Israel 15 de septiembre de 2022 Al contar o escribir la historia de un lugar o de una persona, importa cronológicamente dónde comienzas como maestro. Lo que dejas fuera importa, le revela al observador las fortalezas, los prejuicios, las debilidades o las preferencias […]

The 1947-1949 period: critical turning points in Zionist/Israeli History: sources and the context

Ken Stein, Emeritus Professor, Emory University President, Center for Israel Education September 15, 2022  In telling or writing the history of a place or of a person, it matters chronologically where you begin as teacher. What you leave out matters. It reveals to the observer the strengths, prejudices, weaknesses, or preferences you are intentionally not […]

Discurso de apertura del Primer Ministro Yair Lapid como el 14º Primer Ministro de Israel

(2 de julio de 2022)

https://www.gov.il/en/departments/news/event_statement020722
“Quiero comenzar agradeciendo al decimotercer primer ministro del Estado de Israel, Naftali Bennett. Por su decencia, por su amistad y por conducir al gobierno este último año a logros económicos y de seguridad que no se veían aquí desde hace años. Un agradecimiento especial por permitir que los ciudadanos de Israel vean esta semana una transición ordenada entre personas que mantienen acuerdos y creen en los demás.
El Estado de Israel es más grande que todos nosotros. Más importante que cualquiera de nosotros. Estuvo aquí antes que nosotros y estará aquí mucho después de nosotros. No nos pertenece solo a nosotros. Pertenece a quienes la soñaron durante miles de años en la Diáspora, y también a los que están por nacer, a las generaciones futuras.
Por ellos y por nosotros, debemos optar por el bien común; lo que nos une. Siempre habrá desacuerdos, la pregunta es cómo lo manejamos y cómo nos aseguramos de que no nos manejen.
El desacuerdo no es necesariamente algo malo siempre que no socave la estabilidad del gobierno y dañe nuestra resistencia interna. Mientras recordemos que todos tenemos el mismo objetivo: un Israel judío, democrático, liberal, fuerte, avanzado y próspero.
La profunda verdad israelí es que, en la mayoría de los temas verdaderamente importantes, creemos en las mismas cosas.
Creemos que Israel es el estado-nación del pueblo judío. Su establecimiento no comenzó en 1948, sino el día en que Josué cruzó el Jordán y conectó para siempre al pueblo de Israel con la tierra de Israel, entre la nación judía y su patria israelí.
Creemos que Israel debe ser una democracia liberal en la que cada ciudadano tenga derecho a cambiar el gobierno y marcar el rumbo de su vida. A nadie se le pueden negar sus derechos fundamentales: el respeto, la libertad, la libertad de trabajo y el derecho a la seguridad personal.
Creemos que siempre debemos preservar nuestro poderío militar. Sin ella, no hay seguridad. Soy hijo de un sobreviviente del Holocausto. Un niño judío de 13 años al que querían matar y que no tenía quien lo protegiera. Nos defenderemos, por nosotros mismos. Nos aseguraremos de tener siempre las Fuerzas de Defensa de Israel, un ejército con una fuerza innegable, que nuestros enemigos temen.
Una noche del invierno de 1944, en el gueto de Budapest, mi abuela llamó a mi padre y le dijo: ‘Hijo mío, no lo sabes, pero hoy es tu Bar Mitzvah. No puedo hornear un pastel; tu padre no volverá. Mi abuelo falleció en el campo de concentración de Mauthausen.
Pero hay una cosa que puedo hacer. Y sacó un botecito de perfume, Chanel 5, que era el perfume de las damas elegantes antes de la guerra. Nunca sabremos cómo lo guardó todo ese tiempo. Lo destrozó en el suelo y dijo: al menos no apestará en el bar mitzvah de mi hijo.
Creemos que Israel es un estado judío. Su carácter es judío. Su identidad es judía. Sus relaciones con sus ciudadanos no judíos también son judías. El libro de Levítico dice: ‘Pero el extranjero que mora con vosotros será para vosotros como nacido entre vosotros, y lo amaréis como a vosotros mismos’.
Creemos que mientras se satisfagan las necesidades de seguridad de Israel, Israel es un país que busca la paz. Israel tiende la mano a todos los pueblos de Medio Oriente, incluidos los palestinos, y les dice: ha llegado el momento de que reconozcan que nunca nos moveremos de aquí, aprendamos a vivir juntos.
Creemos que hay una gran bendición en los Acuerdos de Abraham, una gran bendición en la seguridad y el impulso económico creado en la Cumbre de Negev con los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Egipto y Marruecos y que habrá una gran bendición en los acuerdos por venir. .
El pueblo de Israel no habitará solo. Es nuestro trabajo continuar fortaleciendo nuestra posición en el mundo, nuestras relaciones con nuestro mayor amigo y aliado, Estados Unidos, y aprovechar a la comunidad internacional en la lucha contra el antisemitismo y la deslegitimación de Israel.
Creemos que es el trabajo del gobierno hacer cumplir la ley, y el trabajo de la ley es hacer cumplir las normas del gobierno. La ley es lo que nos protege de la corrupción y la violencia. Un tribunal es lo que protege a los débiles de los fuertes. La ley es la base de nuestra vida en común.
Creemos que la economía israelí debe basarse en los principios del libre mercado, en la creatividad y el dinamismo de la tecnología israelí, y que nuestro trabajo es proteger a los que no tienen nada. Proporcionar una oportunidad justa para todos los niños, en todas partes.
Creemos que la amenaza iraní es la amenaza más grave que enfrenta Israel. Haremos lo que sea necesario para evitar que Irán adquiera capacidad nuclear o se afiance en nuestras fronteras.
Me presento ante ustedes en este momento y les digo a todos los que buscan nuestra desaparición, desde Gaza hasta Teherán, desde las costas del Líbano hasta Siria: no nos pongan a prueba. Israel sabe utilizar su fuerza contra toda amenaza, contra todo enemigo.
Creemos y oramos por el bienestar de nuestros soldados y policías, en el aire, en el mar y en tierra. Como está escrito en la oración por el bienestar de los soldados de las FDI, ‘Que el Todopoderoso haga que los enemigos que se levantan contra nosotros sean derrotados ante ellos’. No estaremos tranquilos y no descansaremos hasta que nuestros hijos sean devueltos: Hadar Goldin y Oron Shaul de bendita memoria, Avera Mengistu e Hisham al-Sayed.
Hay algo más en lo que creemos: que se nos permite estar en desacuerdo. La libertad de expresión es un principio fundamental. La libertad de prensa es un componente sin el cual la democracia no puede sobrevivir. Nos corresponde a nosotros esforzarnos por revelar los hechos y comprender la verdad.
La gran pregunta israelí es en realidad por qué en un período en el que tenemos un amplio acuerdo nacional sobre todos los temas importantes, los niveles de odio y ansiedad dentro de la sociedad israelí son tan altos. ¿Por qué la polarización es más amenazante que nunca?
La respuesta es: política. En Israel, el extremismo no viene de las calles a la política. Es lo contrario. Fluye como lava de la política a las calles. La esfera política se ha vuelto cada vez más extrema, violenta y viciosa, y arrastra consigo a la sociedad israelí. Esto debemos detenerlo. Este es nuestro desafío.
El Estado de Israel, los israelíes, son mejores que esto. Aquí, hay capacidad intelectual, imaginación y fuerza que no se puede encontrar en ningún otro lugar. La economía israelí es un destino de peregrinaje para todo el mundo. Precisamente en un momento de crisis mundial, nuestro potencial creció. Sabemos cómo cambiar, mejorar, solo tenemos que hacerlo juntos.
Hay dos fotos colgadas en mi oficina en la Knesset, una al lado de la otra: David Ben-Gurion y Menachem Begin. Dos rivales políticos, pero también los dos primeros ministros más importantes que hemos tenido. A menudo discutían, pero también siempre recordaban que tenían el mismo objetivo: construir la fuerza y el carácter moral del Estado de Israel.
Este objetivo es mayor que todo lo que nos divide. Nuestra prueba no es si ganamos o no la discusión, sino si aprendimos a encontrar una manera de trabajar junto con aquellos que no están de acuerdo con nosotros.
Mucha gente que no votó por este gobierno está escuchando este discurso, mucha gente que no lo apoya ni lo apoyará. Les agradezco su disposición a escuchar. Pido trabajar junto a ustedes por el bien de nuestro país. Estoy comprometido a servirle a usted también. Abrazo las palabras de mi antecesor y quiero repetirlas: somos hermanos.
Los desafíos que tenemos por delante son inmensos. La lucha contra Irán, el terror en casa, la crisis educativa israelí, el costo de vida, el fortalecimiento de la seguridad personal. Cuando los desafíos son tan grandes, no podemos dejar que los desacuerdos consuman todas nuestras fuerzas. Para crear un bien común aquí, nos necesitamos unos a otros.
Nuestros hijos nos están mirando. ¿Qué queremos que vean? Queremos que nuestros hijos vean que hicimos todo lo posible para construir un Israel judío y democrático, fuerte, avanzado, benévolo y bueno.
Solo juntos prevaleceremos. Gracias.”
***Otras publicaciones notables de Yair Lapid incluyen, ” Soy un sionista “, Y-Net, 2009 y
“El primer ministro y el “ poder inteligente: el papel del primer ministro israelí en el siglo XXI ”, Evaluación estratégica , vol. 19, No.4, enero de 2017, (19 páginas).

Forming a Nucleus for the Jewish State: 1882-1947

With 20 maps and prose, trace the progression of Jewish physical and demographic growth toward state building from 1882 to 1948 (25,000 to 600,000), with two-thirds in place by 1940.

Report of the UN Special Committee on Palestine [UNSCOP], Summary

Earlier in 1947, Great Britain turned the future of the Palestine Mandate over to the newly established United Nations. Then in August 1947, the UN suggested that establishing an Arab and Jewish state with a federal union would be the best solution for the communal unrest there.

Abdulrahman ‘Azzam Pasha Rejects Any Compromise with Zionists

The head of Arab League says Palestine may be lost in a confrontation with the Zionists, but emphatically states that war is the Arab’s only option.

UNGA (Palestine Partition) Resolution

By a vote of 33-13-10, the UN recommended establishing an Arab and Jewish state in Palestine, with an international regime for Jerusalem. Zionists were jubilant; Arab states and the Palestinians were indignant. Detailed content, context, and map are provided.

#114 Contemporary Readings August 2022

Assembled by Ken Stein, Emory University’s Institute for the Study of Modern Israel and the Center for Israel Education, kenstein@israeled.org  Or Anabi, “The Democratic Characteristics of [Israeli] voters, Israel Democracy Institute, August 1, 2022, https://en.idi.org.il/articles/39409  Ibrahim Awad, “Arab Nationalism, Regionalism, and Regional Integration,” The Cairo Review of Global Affairs, Winter 2022, https://www.thecairoreview.com/essays/arab-nationalism-regionalism-and-regional-integration/  Maysam Bazaer, “What […]